Monday, May 10, 2010

Recuerdas?

Recuerdas cuando nos conocimos?
Recuerdas que para memorizar tu nombre, me bastó con verlo escrito... como si hubieses adivinado mi gusto por leer.

Recuerdas nuestra primera cita?
Recuerdas que cada sabor del helado se sentía en nuestros labios... como si quisiéramos compartirlos boca a boca.

Recuerdas cuando hablábamos de nuestro pasado?
Recuerdas que se nos iban las horas hablando... como si pudiéramos revivir juntos los momentos más felices de nuestras vidas.

Recuerdas cuando fuimos a teatro?
Recuerdas que corríamos por llegar a tiempo... como si fuera la última obra de nuestras vidas.

Recuerdas los abrazos en la cocina?
Recuerdas que prefería ser yo quien lavara los platos... como si tuviera la intención de sentir tus manos en mi cintura.

Recuerdas nuestras manos inquietas?
Recuerdas que en cualquier momento encontrábamos un motivo para sentirnos... como si al tocar nuestras manos diéramos alabanzas a Dios por nuestra relación.

Recuerdas que estuvimos juntos en la enfermedad?
Recuerdas que salimos corriendo el uno por el otro... como si supiéramos que si no es la naturaleza o la medicina lo que nos alivia, es apoyarnos mutuamente.

Recuerdas nuestros cumplemeses?
Recuerdas que el primero de cada mes era un día de festejo, cualquier detalle era un gesto de cariño... como si un chocolate representara toda la dulzura de nuestro noviazgo.

Recuerdas nuestras pequeñas discusiones?
Recuerdas que en cada diferencia encontrábamos algo en común... como si nos conociéramos de toda la vida.

Recuerdas nuestras noches juntos?
Recuerdas la necesidad de ir temprano a la cama, las películas que veíamos, lo corta que se hacía la noche... como si para amarnos se nos fuera a hacer tarde, no importaba el cansancio que sabíamos que íbamos a sentir al amanecer.

Recuerdas algunas de nuestras lágrimas?
Recuerdas que aunque nos sintiéramos un poco tristes o enojados, encontrábamos en la oración y el diálogo ciento un motivos para seguir adelante... como si supiéramos que cualquier esfuerzo era en vano ante la voluntad de Dios.

Recuerdas nuestras salidas a cine?
Recuerdas que aunque nos chocamos, tuvimos calibre para seguir adelante... como si poco o nada hubiera pasado.

Recuerdas amanecer juntos?
Recuerdas que cada viernes se convirtió en un ritual para que el sábado en la mañana aseguráramos estar entre sábanas... como si fuera una necesidad.

Recuerdas nuestra navidad?
Recuerdas esa sensación de estar en familia... como si la oración permitiera enlazarnos más en nuestro espíritu.

Recuerdas nuestro año nuevo?
Recuerdas que hasta bailamos... como si no nos hubiéramos visto en años.

Recuerdas nuestros momentos en alabanza?
Recuerdas que en torno a Dios todo era más sencillo... como si supiéramos que todo lo podíamos en Él.

Recuerdas... nuestros sueños?
Recuerdas que los habíamos planeado... como si tuviéramos por sentado que íbamos a estar juntos el resto de nuestras vidas.

Recuerdo un millón de cosas buenas... que le pedí a Dios para los dos.
Y hoy me niego solamente a recordar.

Yo sentía, y yo sabía... que tarde o temprano y gracias a Dios, iba a encontrar una persona como tú.

Y hoy, yo siento, yo sé, y tengo la certeza, gracias a Dios, que tú eres esa persona.

Tú y yo podemos formar una sola carne. Podemos revivir todo lo que nos hace sentir amor. Para que juntos nos conquistemos cada día.
Juntos, leer la Biblia, juntos, comer helado, juntos, hablar de nuestros momentos felices, juntos, ir a teatro, juntos, cocinar, juntos, dormir, juntos amarnos, ... enfermarnos, pero juntos! aburrirnos, pero juntos! superar dificultades, juntos!

2 comments:

mpdelestudiantado said...

http://mpdelestudiantado.blogspot.com/

mpdelestudiantado said...

http://mpdelestudiantado.blogspot.com/